Internet en la programación de aula

Una de las mayores ventajas que tiene internet es la de ser el mayor banco de recursos lingúísticos para el aula de idiomas. Con ellos, podemos aumentar la necesaria exposición de nuestros alumnos a enunciados hablados y textos escritos y, a partir de ellos, desarrollar las tareas que consideremos más adecuadas para el aprendizaje de la lengua extranjera.

Por un lado, resulta fácil encontrar recursos con un aparente potencial de aprendizaje que encajen con las necesidades e intereses de los aprendientes. Sin embargo, las complicaciones surgen a la hora de intentar integrarlos en las programaciones de aula a menudo sujetas a la cómoda secuenciación que presentan los libros de texto que suelen guiar los procesos de enseñanza habituales. Nueve unidades didácticas - tres por evaluación - más un amplio número de ejercicios paralelos ofrecidos por los libros de actividades que acompañan al texto son consideradas suficientes como material de instrucción.¿Resulta rentable para el profesor navegar durante largas horas por la red en busca del recurso más atractivo y motivador que desvíe la actuación del alumno de la rutina de los libros de texto?¿Somos capaces de diseñar tareas basadas en estos recursos al margen de los modelos propuestos por los libros de texto?¿Cómo evaluar el aprendizaje producido por el desarrollo de estas actividades?

Los nuevos entornos de aprendizaje que se forman gracias a la integración de internet en el proceso educativo exigen de los profesores nuevas formas de entender  la confección de los programas de cada curso, el equilibrio entre los libros de texto y la red y una mayor innovación en el diseño de las tareas.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Buscar